Sal Rosada del Himalaya ¿Es Necesaria?

Hace tiempo está de moda usar en nuestras cocinas esta sal, su color la hace especial y tiene un valor mayor a las otras sales.

La Sal Rosada del Himalaya proviene de la región de Punjab en Pakistán, se extrae de una mina a unos 300km de Himalaya. Es ampliamente documentada la explotación y malas condiciones laborales de los trabajadores en estas minas, sumado a esto, está la enorme huella de carbono que deja al ser traída a Chile, debido a su transporte. Conociendo estos antecedentes nos preguntamos ¿Necesitamos está sal en nuestra mesa? ¿Posee alguna característica que la hace indispensable en nuestra alimentación?

Consultamos con la Nutricionista Mylene Jequier, quién nos aporta que…

existen atributos de la sal rosada que, si la hacen distintas a las otras, ya que la componen distintos minerales, al ser extraída de una mina. Pero, nutricionalmente hablando, para que esos minerales hagan efecto en nuestro organismo deberíamos consumirla en grandes cantidades, lo que en sí mismo, nos significaría una enorme ingesta de cloruro de sodio, lo que es perjudicial para la salud …”

De acuerdo con la información que maneja el ministerio de salud de Alemania, la Sal Rosada del Himalaya está compuesta de cloruro de sodio (98%), calcio, potasio, magnesio, hierro (lo que le da su color rosado), manganeso, flúor, yodo, zinc, cromo, cobre, cobalto y oro.

Esta diversidad de elementos entrega en el uso culinario de esta sal un sabor característico que la diferencia de las otras, destacando un aspecto positivo. Pero, al estar compuesta en un 98% de cloruro de sodio se encuentra a la par con la sal común o refinada, por lo tanto, no es beneficiosa para nuestra salud.

 Si tenemos que recomendar alternativas a esta sal, ya que les gusta su color o sabor existen en Latinoamérica dos alternativas, que es la Sal Rosada de los Andes que se extrae de la Cordillera en Bolivia y la Sal de Maras que se extrae en Cusco, Perú. De esta manera, pues reducir tu huella de carbono, ahora bien, no podemos dejar de recomendar el consumo de la sal de mar, que es extraída de nuestra propia costa, ayudando a la economía local y también obteniendo de su consumo otros beneficios para la salud, de los cuales hablaremos en otra nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *